Obama y su golpe suave contra Cuba

Por: Arthur González
Los que aspiraban a que el Presidente Barack Obama tomara conciencia de que Estados Unidos debía cambiar su política hostil hacia Cuba, se han quedado con las ganas.

Cuando anunció el fin de las restricciones de las remesas y los limitados viajes de cubanos a la Isla, impuestas por el Presidente George W. Bush, hasta se dijo públicamente que las medidas eran “positivas”; craso error. 
La política que sigue el Presidente Obama es tan agresiva como la de sus predecesores republicanos, e incluso mucho más peligrosa por su aparente “suavidad”.
Lo que está llevando a cabo el mandatario norteamericano es la política aconsejada desde hace años por los que plantean que a Cuba hay que darle el abrazo de la muerte, propuesta en 1963 por Mc George Bundy, entonces asesor de seguridad del Presidente J.F. Kennedy,  con la llamada Doble Vía y la propuesta realizada en 1999 por el Council on Foreign Relation, CFR, centro de “tanques pensantes” para a política exterior norteamericana.
Entre las sugerencias efectuadas por el CFR se señalan: “la promoción en Cuba de intereses y valores estadounidenses, con el fin de acelerar la caída del socialismo, apoyar y reforzar a la llamada sociedad civil”. (Principalmente la contrarrevolución interna).
Para alcanzar esos sueños norteamericanos, propusieron: “ponerle fin a las restricciones de las visitas de cubanos residentes en Estados Unidos”, algo que Obama calificó…“como los mejores embajadores para llevarle a Cuba las ideas de la democracia representativa y el modo de vida de los estadounidenses”.
Además, aconsejaron “incrementar el tope de las remesas familiares de mil 200 usd anuales a 10 mil usd anuales”, lo cual aplicó el Presidente al llegar a la Casa Blanca.
¿Qué otras medidas están pendientes y con fuertes posibilidades de ejecutarse en breve? Nada menos que “la ampliación de las licencias para que más norteamericanos visiten a Cuba”, como parte del contacto “pueblo a pueblo”, con el objetivo de trasladar los valores de la sociedad norteamericana y su “democracia”. Entre estos viajes están los intercambios académicos, ONG norteamericanas dedicadas a las actividades medio ambientales, de salud, culturales, deportivas, religiosas y otras más, e incluso a personas individuales.
Por supuesto, que esto no lo desea la mafia anticubana de Miami, pues aseguran que incrementará el turismo norteamericano y las ganancias irán a las arcas estatales. No obstante, Obama los tratará de convencerlos, o se impondrán seguro que es la forma de alcanzar  más rápido la Transición al capitalismo.
Otra de las medidas propuestas que ya están llevándose a cabo, es  la “concesión de más visas a cubanos de la Isla para visitas privadas a Estados Unidos”, entre ellos a funcionarios del Gobierno, diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular y otros cargos, lo que persigue el propósito, según el CFR, de darle oportunidad a esos cubanos de experimentar directamente el sistema de vida y el vigor de la apertura del debate político norteamericano, lo cual resulta de suma importancia para cuando regresen a Cuba querer aplicarlo y acelerar la Transición. 
No falta en las recomendaciones la influencia sobre el sector artístico y el militar. 
Para los primeros proponen “facilitar la colaboración y actuaciones culturales en ambos países”, afirmándose que el pago a los artistas cubanos que actúen en Estados Unidos, debe ser sin limitaciones por las leyes del bloqueo, al tener esas visitas el propósito de ejercer influencia política sobre los mismos, permitirle actuar donde siempre soñaron y al regresar trasladen el modo de vida norteamericano, facilitando la Transición hacia el capitalismo. Esta propuesta está en plena ejecución. En cuanto a la esfera militar, los tanques pensantes del Council on Foreign Relation, propusieron entre otras, “promover grandes lazos de cooperación con los militares cubanos, porque mientras más confiados estén de que Estados Unidos no tomará ventajas militares en una apertura política o económica, será más factible que elementos de las fuerzas armadas cubanas toleren o apoyen la Transición”.
Actualmente se observan ciertos elementos que algunos confunden con “flexibilizaciones” de la política yanqui hacia Cuba, a pesar de la disconformidad de la derecha cubana radicada en la Florida, e incluso de aquellos elementos contrarrevolucionaros internos financiados por las organizaciones de Miami; al final es la maniobra de Barack Obama y sus asesores en su intento por derrocar a la Revolución cubana.
Ante esta estrategia enemiga debemos recordar al apóstol de Cuba José Martí cuando afirmó: “No se sabe bien sino lo que se descubre”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s