Ahorrando en pesos cubanos, el fin de la dualidad monetaria

A partir del anuncio del fin de la dualidad monetaria aumentó la demanda de pesos cubanos, en espera de su revaluación

A partir del anuncio del fin de la dualidad monetaria aumentó la demanda de pesos cubanos, en espera de su revaluación. Foto. Raquel Pérez

En medio de una fiesta de santo, varios cubanos debatían sobre las consecuencias del fin de la dualidad monetaria y uno de ellos nos dijo: “Yo estoy cambiando todos mis ahorros a pesos porque esa es la moneda que va a quedar y la que se va a revaluar”.

Los demás asintieron y varios me recomendaron comprar pesos porque consideran que los euros, dólares y hasta el peso convertible se devaluarán. La noticia alegra a la mayoría de los cubanos, ellos culpan a la dualidad monetaria de la pérdida del poder adquisitivo de sus salarios.

La tendencia es confirmada por las estadísticas, según algunos economistas e investigadores en los días posteriores al anuncio gubernamental se dispararon las compras de pesos cubanos, “muchos millones por encima de lo normal”, nos explican oficiosamente.

En 1993 Fidel Castro legalizó la circulación del dólar y los ciudadanos despreciaron su moneda porque, además de sufrir una fuerte devaluación, tampoco servía para comprar en las tiendas de divisas, donde estaban los productos que necesitaban para completar la canasta básica.

 

Ni como ni cuando 

El gobierno anunció que iniciaría el proceso de unificación monetaria pero no explicó ni los pasos ni los plazos. En este momento circulan 2 monedas cubanas pero hay por lo menos 3 tasas de cambio entre ellas en dependencia del sector económico a que se pertenezca.

Los ciudadanos tienen que entregar 24 pesos (CUP) de sus salarios para que la Casa de Cambio les devuelva un peso convertible (CUC). Las empresas tienen una tasa preferencial con paridad entre las dos monedas y las compañías turísticas los cambian 1 x 7 en parte de sus insumos.

Los pesos cubanos sirvieron desde los 90 solo para comprar los alimentos racionados y pagar servicios como la luz y el agua

Los pesos cubanos sirvieron desde los 90 solo para comprar los alimentos racionados y pagar servicios como la luz y el agua. Foto: Raquel Pérez

Es un verdadero caos económico en el que empresas altamente rentables parecen estar en quiebra y otras que solo producen pérdidas mantienen un estado de cuentas con un superávit envidiable. Además genera una doble contabilidad que facilita la corrupción.

Un economista cubano pone como ejemplo a BBC Mundo la situación de un hotel turístico que gana 5 millones de dólares pero cuando los va a cambiar al Estado para pagar los salarios, la luz o el agua le devuelven 5 millones de pesos, reduciéndole 24 veces el valor real de sus ingresos.

Dualidad monetaria y salario

Desde 1990 el poder adquisitivo de los cubanos cayó a un 35%, según investigaciones nacionales. En ese periodo los salarios se duplicaron pero el costo de vida aumentó 8 veces, los economistas ponen como ejemplo que “una pizza costaba $1,20 y ahora hay que pagar $10”.

Muchos culpan de esa brutal caída a la dualidad monetaria pero algunos investigadores sugieren que el problema en realidad son los salarios, “si te pagaran 14 mil pesos cubanos al mes nadie se quejaría porque esa cantidad te permite comprar todo lo que necesitas”.

A pesar de los rumores nadie en el gobierno ha hablado públicamente de revaluar el peso cubano, por lo que la unificación monetaria podría hacerse manteniendo la tasa de cambio de 24 por 1, con lo cual no aumentaría el poder adquisitivo del salario medio.

Al parecer sí hay prevista una tasa de transición para las empresas del Estado pero incluso estas tendrían que adaptarse al final de ese periodo de gracia al mismo cambio que el resto de la sociedad o perecer por falta de rentabilidad.

¿Por qué 2 monedas?

Pronto en las tiendas de divisas se podrá comprar también en pesos cubanos como primer paso para terminar con la dualidad monetaria

Pronto en las tiendas de divisas se podrá comprar también en pesos cubanos como primer paso para terminar con la dualidad monetaria. Foto: Raquel Pérez

La dualidad monetaria se inició cuando en 1993 el gobierno –en medio de una crisis financiera- anunció que permitiría la circulación del dólar. Hasta ese momento había sido tan ilegal que muchos cubanos tuvieron que ser liberados de la prisión donde cumplían condenas por tráfico de divisas.

Washington empezó entonces a perseguir las transacciones cubanas, sancionando a los bancos de terceros países que aceptaban dólares provenientes de Cuba. En respuesta Castro sustituyó con pesos convertibles la moneda americana y la multó con un 10% de su valor en las casas de cambio.

Más tarde se revaluó el peso cubano llevándolo de 150 por 1 dólar a 24, la tasa actual. Sin embargo, aún es un tipo de cambio insoportable para el bolsillo del cubano, quien al transformar su salario mensual obtiene unos 17 CUC, los que en la tienda de divisas desaparecen en una sola compra.

Los especialistas consultados coinciden en que la unificación monetaria será beneficiosa de cara a la macroeconomía pero el poder adquisitivo del ciudadano común no mejorará salvo que a la par se revalúe el peso, se bajen los precios o se aumenten sustancialmente los salarios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s