Venezuela asediada por la derecha internacional

55

Con una guerra económica y mediática enfilando cañones al Gobierno de Nicolás Maduro, la patria bolivariana solo puede tener una respuesta chavista: unidad, lucha, batalla y victoria

Por: Juana Carrasco Martín

No se trata solo de la oposición interna, es un acoso también desde el exterior, donde las matrices de opinión de la derecha internacional se crean y dan la vuelta al mundo. Parten de Washington o Miami y hacen parada desarrollista en Madrid y Bogotá, fundamentalmente. En Venezuela se extreman, porque es el objetivo, y a la campaña de propaganda negra se suman las acciones subversivas. Todo tiene un propósito: desestabilizar el Gobierno chavista de Nicolás Maduro y restaurar el régimen de una oligarquía entreguista.

Sus intentos son construir un panorama convulso y complejo en una nación que ha sido estandarte de la integración y la unidad de América Latina y el Caribe, una región que avanza en un mundo donde se estructura un sistema multipolar, frente a los sostenidos esfuerzos de Estados Unidos para mantenerse como potencia hegemónica en un planeta que quisiera unipolar.

La orden ejecutiva de la Casa Blanca del 9 de marzo pasado que decretó emergencia nacional al calificar la situación en Venezuela como «una inusual y extraordinaria amenaza a la seguridad nacional y política internacional de los Estados Unidos de América», constituye una amenaza a tener en cuenta, pues define una vez más la posición de considerar adversario a cualquier país cuyo sistema político y visión de la sociedad propia y del mundo sea diferente a la estadounidense.

En ese rejuego, la oposición venezolana levanta sus banderas de violencia y su disposición al golpismo, no importa que en el camino próximo estén durante este año las elecciones parlamentarias. Su propio desprestigio político, sumatorio de la actuación corrupta y antipopular durante sus gobiernos en la llamada IV República, y la desunión de la autoproclamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), no le garantiza que puedan obtener mayoría en la Asamblea Nacional, de ahí los ataques continuos al Gobierno bolivariano, que en los últimos tiempos asumen «linchar» políticamente a destacados dirigentes revolucionarios, puntales del Gobierno y del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), como el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, y el gobernador de Aragua, Tarek al Aissami.

Para no pocos analistas, la arremetida que pretende vincularlos ahora a supuestos grupos de narcotráfico colombiano, trata de abonar acciones violentas y hasta una posible invasión desde el exterior.

La respuesta de las bases chavistas, del pueblo seguidor de los sueños del Comandante Hugo Chávez, ha sido llamar a la unidad más estrecha. Frente a la orden ejecutiva estadounidense, diez millones de firmas le dijeron «Deroga el Decreto Ya», y ahora proclaman «Diosdado Somos Todos» ante la difamación divulgada a través del diario The Wall Street Journal, con el diario ultraconservador español ABC traduciendo la campaña, y sirviéndole de caja de resonancia a los medios venezolanos El Nacional y Tal Cual y al portal La Patilla.

Esa embestida es un intento claro e infructuoso de aislar a Venezuela de la América Nuestra y del mundo, que la historia ya demostró que no les dio resultado con Cuba.

Los pasos del PSUV son firmes para mantener su mayoría en la Asamblea Nacional y celebrará sus elecciones primarias con total democracia para decidir los candidatos en los 87 distritos electorales. Con la mitad de los aspirantes mujeres y una proporción grande de menores de 35 años, se definen por una continuidad creativa de la Revolución Bolivariana y Chavista.

La MUD, por su parte, cierra las puertas a su propia gente, solo irán los que tienen el respaldo financiero y en su mayor parte elegidos a dedo.

De todas formas, la guerra económica está recrudecida, la escasez fabricada de productos de primera necesidad, los precios en constante escalada que desorbitan los números de la inflación, la mantenida caída de la bolsa petrolera (55,37 dólares por barril), los sabotajes en servicios públicos, apuntan a buscar un estallido social o cuando menos, alejar el favor del voto a una fuerza que, hasta el momento, ha ganado casi docena y media de consultas en las urnas.

El panorama político es complejo y hasta turbulento. La respuesta a lo chavista, que el eterno Comandante dejó plasmada en su mensaje-testamento, debe ser el escudo protector de los derechos conquistados: unidad, lucha, batalla y victoria.

Cifras que molestan a algunos

La Revolución Bolivariana dignificó al pueblo y los programas sociales son el puntal de su acción creadora. Apenas estos son algunos datos de cuánto se beneficia y se han transformado las condiciones de vida de toda la población; logros que serían revertidos de inmediato si los enemigos lograran subvertir y derrocar al Gobierno que da continuidad a la obra chavista.

—La inclusiva educación pública ha conseguido posicionar al país entre los más avanzados del continente en materia educativa, y muestra entre sus logros:

La Unesco declaró a Venezuela territorio libre de analfabetismo en el año 2005. Según ese organismo, en menos de diez años de Revolución Bolivariana se logró alfabetizar al 95,2 por ciento de la población que no tenía ningún tipo de instrucción.

Más de 300 000 estudiantes egresaron de la Misión Sucre con título universitario, plan de nivel superior gratuito instaurado en 2003.

Más de 3,7 millones de niños han recibido sus «canaimitas», que son computadoras portátiles que forman parte del proyecto Canaima Educativo.

Fueron construidas en Revolución, hasta el 2013, un total de 5 664 escuelas.

En el 2011 se publicaron 12 millones de textos escolares, mientras que en el 2012 casi se triplicó la cifra con 30 750 000. En 2013 se realizaron 35 millones de libros para dignificar la educación pública.

Más de 18 000 jóvenes venezolanos se han convertido en médicos gracias a la Revolución Bolivariana y 60 000 se encuentran actualmente en formación.

—En el año 2003 se puso en marcha la Misión Barrio Adentro, en respuesta a las necesidades de salud de la población venezolana, regida por los principios de gratuidad, universalidad, integralidad, equidad, integración social y solidaridad, pues la salud es reconocida como un derecho social fundamental y una obligación del Estado, que garantiza como derecho a la vida.

La Misión Barrio Adentro que —con el concurso solidario de  Cuba y su personal médico— comenzó dando acceso a las comunidades mediante la atención primaria en los Consultorios Populares de su primera etapa (1 600 en todo los rincones del país, incluidas comunidades indígenas), comprende ahora otras fases, la Misión Barrio Adentro II, que brinda servicio integral gratuito a través de 35 Centros de Alta Tecnología (CAT), 600 Centros de Diagnóstico Integral (CDI) y 600 Salas de Rehabilitación Integral (SRI); la Misión Barrio Adentro III, que consiste en la modernización tecnológica y mejora de la infraestructura de la red hospitalaria del país; y la Misión Barrio Adentro IV, fase que nació con la puesta en servicio del Hospital Cardiológico Infantil Gilberto Rodríguez Ochoa, inaugurado por el presidente Hugo Chávez el 20 de agosto de 2006.

La Operación Milagro ha contribuido a que cientos de miles de venezolanos recuperaran la visión y se extendiera solidariamente, en un plan conjunto venezolano-cubano, a otros países como Bolivia y Nicaragua, por citar solo dos.

El Gobierno Nacional recién ha superado la meta de inmunización trazada para este 2015, con la Jornada de Vacunación de las Américas, al haberse aplicado un total de 4 520 332 dosis en todo el territorio nacional venezolano.

—En toda Venezuela se construyen en este momento 389 002 casas que se sumarán a las 700 000 ya culminadas desde el inicio de la Gran Misión Vivienda Venezuela, y se alcanzara la cifra de más de un millón de hogares entregados al cierre de este 2015. El presidente Nicolás Maduro ha informado que antes del 30 de junio de este año, la Misión comenzará la construcción de otras 400 000 viviendas en todo el país.

—Las políticas de la Revolución Bolivariana han fomentado la generación de más de 4,7 millones de empleos en los últimos 16 años, un factor que logró bajar la tasa de desocupación de 14,5 por ciento en 1999 a 5,5 por ciento al cierre del año 2014. También se han mejorado las condiciones laborales pues para finales de 1999 el empleo formal se encontraba en 45 por ciento del total de la ocupación, mientras que para el mismo período de 2014 se situó en 60,3 por ciento. A esto se une que desde 1999 se han decretado 29 incrementos salariales para reivindicar y proteger a la clase obrera venezolana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s