Cuba, protagonista de un hito histórico mundial

58

Cuba recibió este martes la certificación que la valida como el primer país del mundo en eliminar la transmisión del VIH y la sífilis de madre a hijo.

La tenencia de un Sistema Nacional de Salud integral, gratuito, accesible y regionalizado, basado en la Atención Primaria de Salud, ha sido el factor determinante para que el país ostente hoy esta condición, como resultado de una voluntad política que ha priorizado el bienestar de la población en medio de difíciles condiciones económicas.

Así expresó el doctor Roberto Morales Ojeda, ministro de Salud, en la sede de la Organización Panamerica de la Salud (OPS), en Washington D.C., minutos después de recibir el reconocimiento.

La emoción fue compartida al mismo tiempo por especialistas y funcionarios del Ministerio de Salud Pública y reporteros que se dieron cita en la sede cubana de la OPS, en La Habana, para ser testigos de este momento histórico, vía satélite.

Es este el resultado final de un proceso iniciado en el 2010, luego de que los países de la región aprobáramos la estrategia del plan de acciones para lograr esta validación, apuntó Morales Ojeda, quien destacó el incansable trabajo de los más de 500 000 trabajadores del sector de la Salud.

«Indicadores como la tasa de mortalidad infantil de 4,2 por cada mil nacidos vivos, la tasa de supervivencia hasta los cinco años de un 99,4 por ciento, la tasa de mortalidad materna de 35,1 por cada cien mil nacidos vivos y la tasa de casos reportados de transmisión de madre a hijo del virus del sida igual o inferior al 0,2 por cada mil nacidos vivos, demuestran que el Sistema de Salud Cubano es consecuente con la labor emprendida desde el triunfo de la Revolución y que se mantiene en constante perfeccionamiento y transformación», agregó.

La doctora Carissa F. Etienne, directora de la OPS, elogió «el triunfo de esta batalla contra el VIH en el mundo, que puede servir de inspiración para otros países», y consideró el Sistema de Salud Cubano «factible, según se ha demostrado, desde la Atención Primaria de Salud, para el logro de metas como estas que potencian el bienestar humano».

La doctora Etienne resaltó además el esfuerzo de Anguila, Barbados, Canadá, Estados Unidos, Montserrat y Puerto Rico, naciones que reportan la eliminación de la transmisión materno-infantil de sífilis y del VIH, pero que aún no han solicitado validar esta condición.

En la sede mundial de la OPS, la doctora Adele Benzaken, copresidente del Comité Regional de Validación comentó las metas de impacto que, de ser cumplidas, validan a los países candidatos para obtener la referida certificación.

«Es menester mantener una tasa de transmisión materno-infantil del VIH igual o inferior al dos por ciento y la tasa de incidencia de sífilis congénita igual o inferior a 0,5 casos por cada mil nacidos vivos.

«Se debe garantizar una cobertura de la atención prenatal igual o superior al 95 por ciento, una cobertura de la prueba del VIH y la sífilis en los servicios de atención prenatal igual o superior al 95 por ciento, la existencia del tratamiento antirretroviral de las embarazadas seropositivas frente al VIH igual o superior al 95 por ciento y la cobertura del tratamiento de la sífilis de las mujeres seropositivas igual o superior al 95 por ciento».

La doctora Benzaken reveló que del 23 al 27 de marzo un equipo de especialistas de la OPS y la Organización Mundial de la Salud visitó nuestro país con el objetivo de realizar las evaluaciones pertinentes y constató el cumplimiento de los parámetros anteriormente mencionados.

Los doctores Luiz Loures y Mickey Chopra, director ejecutivo adjunto del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (Unaids) y el jefe de salud y director asociado del programa de la Unicef, respectivamente, estuvieron presentes en la entrega de la certificación y se sumaron al reconocimiento de la labor del Sistema de Salud Cubano.

El logro de Cuba

Que una madre pueda dar a luz y recibir a su bebé sano en brazos, incluso si es portadora del virus del sida o de la sífilis, no es una utopía en Cuba, sobre todo si ella es capaz de planificar su embarazo y cumplir con las medidas de prevención establecidas.

Las estadísticas registran que desde 1986 —cuando se diagnosticó el primer caso de esta epidemia en nuestro territorio— hasta el 2014, han nacido un total de 978 niños de madres portadoras de VIH, de los cuales 931 han sido sanos.

«Como parte de la atención prenatal integral se les ofrece a todas las embarazadas la posibilidad de realizarse pruebas serológicas VDRL para la sífilis y de VIH. Ese es el principal mecanismo para la detección precoz de la infección», explicó el especialista en Pediatría Roberto Álvarez Fumero, jefe del Departamento Materno Infantil del Ministerio de Salud Pública.

Especificó que luego de la detección a tiempo, el equipo básico de salud y sus profesores del Grupo Básico de trabajo mantienen un seguimiento clínico e inmunológico a la madre, así como el tratamiento integral con terapia combinada de antirretrovirales genéricos cubanos, iniciado desde las 14 semanas de gestación.

«A ello se suma como proceder imprescindible el parto por cesárea para reducir el riesgo de contagio del bebé con la sangre materna infectada, momento en que se le garantiza el suministro de AZT (Zivoduvina) por vía endovenosa a aquellas gestantes que adquieren infección en el último trimestre, o se les presenta el parto antes de las 35 semanas, o su carga viral es alta, o presentan rotura prematura de membranas, fiebre o sangramiento durante el parto.

«Se les administra jarabe de AZT a los bebés desde las seis horas de nacido por seis semanas de forma preventiva, se emplean sustitutos de la leche materna, se les realizan los primeros estudios inmunológicos y se les mantiene el tratamiento hasta los seis meses de vida», detalló Álvarez Fumero.

Si bien el Sistema de Salud Cubano le garantiza a la embarazada la realización de las acciones pertinentes para que tenga su hijo sano, aun siendo portadora de estas enfermedades, las acciones preventivas deben consolidarse.

«Lamentablemente la mayoría de estas mujeres conoce de su seropositividad en ese momento, lo que evidencia que a pesar del nivel de información y conocimientos relacionados con las infecciones de transmisión sexual y el sida, no se tiene una elevada percepción de riesgo de adquirir la infección y no todas mantienen relaciones sexuales protegidas.

«No porque se confíe en las bondades y logros de la atención médica en el país, las mujeres deben descuidar su salud sexual y reproductiva. Obtener la validación del primer país del mundo en eliminar la transmisión del VIH y la sífilis de madre a hijo nos sitúa en un compromiso mayor con el mundo, ante el cual debemos sostener y mejorar estos indicadores, ofrecerles amplia consejería y asesoramiento sobre salud reproductiva a las ya portadoras, favorecer las condiciones para la planificación oportuna de su gestación y tener a los recién nacidos fuera de peligro», consideró Álvarez Fumero.

Fuente: JR

Anuncios
Esta entrada fue publicada en América Latina, CUBA y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s